- Hepatitis A : El virus de la hepatitis A (VHA) Virus Hepatitis A pertenece a la familia de picornavirus. Un solo serotipo de VHA ha sido descripto.

La hepatitis A es sumamente contagiosa, siendo el modo predominante de transmisión de persona a persona por la vía fecal-oral. Se ha demostrado que la infección se propaga por agua o alimentos contaminados; a través de personas infectadas que manipulan alimentos contaminados tras colapso de las condiciones sanitarias corrientes o tras inundaciones o desastres naturales; por ingestión de mariscos de aguas contaminadas, crudos o insuficientemente cocidos; durante desplazamientos a áreas del planeta (ver vacunas para viajeros) con condiciones higiénicas deficientes; entre niños y adultos confinados en instituciones; en guarderías donde no se instruye a los niños acerca del uso de los sanitarios; por transmisión parenteral, ya sea por transfusiones sanguíneas o por compartir agujas con personas infectadas.

El nivel de desarrollo económico influencia la prevalencia de la hepatitis A y la edad en la que se contrae con mayor probabilidad. En los países en vía de desarrollo con higiene y medidas sanitarias deficientes, cerca de 90% de los niños se ven infectados hacia la edad de 5 años. Al mejorar las condiciones, la prevalencia disminuye y aumenta la edad en que se produce la infección. En consecuencia, es más probable que se produzca en la edad adulta cuando generalmente la enfermedad es más severa y es mayor la probabilidad de que sea fatal.

El periodo de incubación de la hepatitis A es de 28 días en promedio (rango; 15 a 50 días) El curso de la infección de la hepatitis A es extremadamente fluctuante, variando entre la infección asintomática y la hepatitis ictérica. No obstante, la mayoría de los adultos (76 % a 97%) resultan sintomáticos. Los síntomas varían entre leves y pasajeros a severos y prolongados, y pueden incluir fiebre, nauseas, vómitos y diarrea en la fase prodómica, seguida por ictericia en hasta 88% de los adultos, así como hepatomegalía y evidencia bioquímica de daño hepatocelular. Generalmente el restablecimiento es completo y se ve seguido por protección contra la infección por HAV. No obstante, la enfermedad puede ser prolongada y se ha registrado recurrencia de la enfermedad clínica y diseminación viral.

La infección por la hepatitis A suele ser asintomática en niños de edad inferior a 2 años, que sin embargo excretan el virus en sus heces y por ende constituyen una fuente de infección. En los pacientes de mayor edad y personas con enfermedad hepática subyacente, la infección es generalmente mucho más severa. Esto se ve reflejado en las tasas de mortalidad. Si bien se ha señalado una tasa global de casos fatales de 0,6%, se ha registrado una tasa de casos fatales de 2,7% en pacientes de edad ? 49 años. En efecto, mientras un 67% de los casos se observan en niños, más de 70% de los decesos se producen en personas de edad superior a los 49 años.

No existe la condición de portador crónico. El virus se multiplica en el hígado y es excretado en la bilis. Las mayores concentraciones de HAV se hallan en las heces de las personas infectadas durante el periodo de 2 semanas que precede inmediatamente la aparición de ictericia, y disminuyen tras ésta. Los e infantes pueden diseminar el HAV por periodos más prolongados que los adultos, que pueden durar posiblemente hasta varias semanas tras la aparición de la enfermedad clínica.

La hepatitis A puede afectar a cualquiera. La hepatitis A puede suceder en casos aislados de individuos o en epidemias que cubren grandes áreas.
Propagamiento elevado, el virus se disemina fácilmente en áreas donde hay poca sanidad o poca higiene personal.

Es más grave en adultos que en niños.

Como prevenir: Siempre debe lavarse las manos después de usar el baño, cambiar un pañal o antes de preparar comida o comer.
Hay vacuna para la hepatitis A en farmacias
Ver: Lavado de manos
 

- Hepatitis B: es una enfermedad grave causada por un virus que afecta al hígado, agente Hepadna virus.

Hoy son 350 millones de personas las que conviven en forma crónica con el virus que la ocasiona y que es capaz de conducir a la cirrosis (y, con ello, a la necesidad de un trasplante hepático) o al cáncer de hígado.

El virus, llamado virus de hepatitis B (VHB), puede causar una infección para toda la vida, cirrosis, cáncer del hígado, falla hepática y muerte. Transmisión por secreciones (sanguínea o contacto sexual). Alrededor del mundo, hay millones de hispanos que tienen hepatitis B, y la mayoría de las personas ni saben que están infectadas.

En la Argentina, se estima que entre el 1 y el 2% de la población es portador crónico del virus de la hepatitis B. Pero esta enfermedad es un problema dramático en Asia, en poblaciones como la de Taiwan o la de Corea, donde el 10% de la población es portador crónico.

Usted puede tener hepatitis B (y estar transmitiendo la enfermedad) sin saberlo. A veces, una persona puede tener la infección de VHB sin presentar los síntomas. Sólo con una prueba de sangre se puede determinar si la persona está infectada.

Los sintomas son: ojos y piel se tornan amarillos, pérdida del apetito, náusea, vómito, fiebre, dolor de estómago o de las articulaciones, cansancio extremo.

La hepatitis B es la infección del hígado más común del mundo. La causa el
virus de la hepatitis B (VHB), que ataca al hígado y lo lesiona. Se transmite
por la sangre, las relaciones sexuales sin protección, las agujas compartidas
o reutilizadas, y de la madre infectada al bebé recién nacido durante el parto.
La mayor parte de los adultos infectados pueden librarse del virus de la
hepatitis B sin ningún problema, pero algunos adultos y la mayoría de los
bebés y niños infectados no pueden deshacerse del virus y desarrollan
infecciones crónicas.

Hasta el 2000, sólo contábamos con el interferón, que es una droga inyectable muy noble, pero que tiene muchos efectos adversos que muchos pacientes no toleran, y no puede ser utilizado en las etapas avanzadas.

Posteriormente aparecieron varios antivirales, de los cuales el más reciente es la telbivudina. La telbivudina, recientemente lanzada en la Argentina, es un fármaco que se administra en forma oral, una vez al día, y que es tan potente como las drogas más potentes disponibles actualmente para el tratamiento de la hepatitis B crónica.

Una de las cosas que sus estudios clínicos demostraron es que se puede predecir cuál será la respuesta al fármaco durante el tratamiento Los pacientes que en la semana 24 del tratamiento no tienen virus es muy probable que a los 2 años de tratamiento sigan con una carga viral baja.

La telbivudina es la única droga que ha demostrado ser segura para ser usada durante el embarazo, el futuro del tratamiento de la hepatitis B es la combinación de fármacos antivirales, del mismo modo en que actualmente se combate el virus del sida.


Recuerde: Si hay vacuna para la hepatitis B
VACUNESE: Calendario de Vacunación


- Hepatitis C:
La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus
hepatitis C (VHC) que se encuentra en la sangre de las personas que tienen la enfermedad, agente Flavivirus.
La infección del VHC es transmitida mediante el contacto con la sangre de una persona infectada. Sólo el 2% de los infectados sabe que la padece. En Argentina abría 800.000 afectados. En el mundo se calcula que esa cifra alcanza a los 170 millones de personas.
Su contagio superaría cinco veces al del sida.
La mayoría de las personas que contraen la hepatitis C son portadoras del virus por el resto de sus vidas. La mayoría de estas personas tienen algún daño al hígado, pero muchas no se sienten enfermas. Algunas personas con daño al hígado causado por la hepatitis C pueden desarrollar cirrosis y falla hepática, que pueden tardar muchos años en desarrollarse.
Como prevenirse: No se inyecte drogas, si lo hace, no comparta jeringas y agujas. Vacúnese contra la hepatitis A y la hepatitis B. La vacuna para la hepatitis A no está en el calendario de vacunación, pero se compra en farmacias.
No comparta cepillos de dientes, afeitadoras ni otros artículos de higiene personal. Estos objetos pueden tener la sangre de otra persona. Si está pensando en hacerse un tatuaje, recuerde que: las herramientas pueden tener la sangre de otra persona.
El VHC puede ser trasmitido por contacto sexual, por eso use condones siempre!
No hay ninguna necesidad de aislar de la vida social a una persona infectada con el virus de la hepatitis C, particularmente a los niños. La actividad física no está contraindicada.
Recuerde: No hay vacuna para la hepatitis C
- Hepatitis D: es un virus defectuoso que necesita el virus de hepatitis B para existir, agente Virus delta.
Transmisión = a HBV. Sólo origina hepatitis si se acompaña de HBV y en presencia de HBsAg. El virus de la hepatitis D (VHD) se encuentra en la sangre de las personas infectadas con el virus.


- Hepatitis E: es un virus (VHE) Transmisión fecal oral. Resolución espontánea. Mortalidad: 10-20% en mujeres embarazadas. Agente Calici virus.
Sin embargo, la hepatitis E no ocurre con frecuencia.


 

 

 

Situación Epidemiologica de la Hepatitis A en la Provincia de Buenos Aires
Para leer archivos en formato pdf necesita tener instalado el programa Adobe® Reader®


Limitación de responsabilidad: La información provista en esta página Web es únicamente para fines educativos. Varelaenred no es una organización médica. Por lo tanto no debe ser tomada como criterio de diagnostico ni elección de tratamiento. Consulte siempre con su médico.

Todas las informaciones obtenidas de fuentes médicas o de otros sitios están correctamente identificadas y/o con vínculos para su contacto.



© Copyright 1999 - 2005 - webmaster - Última actualización octubre de 2007